Páginas vistas en total

martes, 12 de abril de 2011

Olimpia capitulo 2 parte a

Mama Take This Badge From Me,
I Can't Use It Any More,
It's Getting Dark, Too Dark To See,
Feels Like I'm Knocking On Heaven's Door
“Knocking on Heaven’s Door”
Bob Dylan
Capitulo N°II
El purgatorio de los Músicos:
La verdad es que me he dado un buen golpe, pues me duele mucho la cabeza no tendría que haberme drogado tanto. Estoy segura, que cuando me levante Lolita me va  a retar. Lo extraño, que solo escucho el sonido del silencio, pareciera que donde estoy no hay nadie, solo yo y  una extraña sensación de paz. Como, si los problemas se estuvieran yendo, ¡me estaré volviendo loca! Seguro, que si abro los ojos todo volverá la a la normalidad. Están realmente pesados, vamos a intentarlo de nuevo. Listo. ¿Dónde carajo estoy? Me incorporo, con mis dos brazos… me siento muy liviana, como si fuera una pluma. Recorro con la mirada la extraña sala, como una  “sala médica” o de quirófano, pero este era más amplio, con varias camillas, y una en particular tenía muchos instrumentos médicos.  Baje de la camilla y me dirigí a la única puerta que había en el lugar, donde había un cartel gigante que decía “Exist”. Empuje… empuje… pero  nada, no se abría, era como si pesara una tonelada y aunque usara toda mi fuerza, esta no se abría. Me resigne. ¡Seguro, que son los chicos que me están dando mi castigo! ¡mierda ¿Qué está pasando? Me tire sobre el piso y me senté, apoyando mi espalda sobre la puerta, cerré los ojos y respire hondo. Cuando los volví abrir, note que  sobre unas de las camillas, sobre salía una mano humana. Me acerco, haber que pasa y me encuentro que recostada en una de las camillas, había un cuerpo de una mujer de unos cuarenta años, que estaba blanca, y machas negras; le faltaba el brazo izquierdo y tenía muchas cicatrices por todo el cuerpo. Por el susto que me di, salte hacia atrás y grite aterrorizada, cayendo de espalda. Percatándome que todo el lugar estaba atestado de muertos, me levante ayudándome con unas de las camillas, apenas estuviera arriba saldría corriendo del lugar. Ya incorporada, mirando a todos lados buscando una salida a parte de la principal, miro hacia abajo, fijándome en la camilla que había ayudado a levantarme, note que había un cuerpo que conozco a perfección, uno que veo todos los días y que hoy estaba completamente pálido y con los ojos blancos, sin vida. ¡El cual era mi cuerpo! di otro salto hacia atrás, pero esta vez no me caí, trapace varias camillas de hierro. ¡ahora, si me estaba espantando!
-          ¡Por Dios!- dice un hombre mientras que abría la puerta, evitándome… como si no existiera-. ¡qué desperdicio!
-          Sí, que forma tonta de morir- dice otro, mientras entra con una enorme caja-. Hoy en el diario, decía que los fanáticos que estaban adelante, vieron como se golpeaba la cabeza, contra una de las vallas y después se pegaba contra el pelo.
-          ¡muchos, quedaron traumados!- dice otro mientras que se ponía unos guantes blancos.
-          ¡¿para no?¡ ¡ver a tu cantante preferida morir enfrente tuyo, no debe ser nada agradable!.
Vi que los dos hombres que pasaban los cincuenta años, seguían hablando, pero yo no los escuchaba, todavía no me entraba lo que había escuchado. ¡Yo estaba muerta! ¡Me había muerto! ¡Estaba finita, acabada, difunta, cadáver!... ¡muerta! ¡Yo, estaba muerta! ¿Ahora qué voy hacer? ¿No había un cielo? ¿No había un infierno? ¡¿Qué carajos estoy haciendo, todavía en la tierra mirando cómo unos tipos- que no conozco- me están tocando las tetas? Decidí salir del lugar, no podía seguir mirando, la situación me sobrepasaba. Sabía que no podía abrir la puerta, así que la trapacé con los ojos cerrados, pensado que iba a doler, pero no sucedió nada, cuando abrí mis ojos ya estaba de otro lado del lugar. Era un pasillo de color blanco, con un solo banco mirando hacia la puerta, que yo había salido; camine por el lugar, guiándome por los carteles. Parecía irreal, hacia mucho que yo deje de ser invisible, ya que, después que el primer single saliera al mercado nunca más pude ir al mercado o shopping sin ser atacada por miles de fans. Ahora, pasaba por el costado o encima, pero ellos seguían hablando o caminando, eso me provoco cierta tristeza, porque, nunca volvería hacer visible y lo peor de todo ¿voy a dar vueltas toda mi vida?
Estaba fuera de la morgue y del hospital, estaba comenzado amanecer y se notaba que hacía mucho frio, yo no sentía nada, sino que vi la gente que caminaba a mi alrededor estaba muy abrigada. Camine por una hora sin rombo, no sabía bien donde estaba, ya que era la primera vez, que estaba sola en la ciudad de buenos aires, pare varias veces en los puestos de revistas, estas estaban repletas de imágenes mías; era el titular en todas ellas. Mi muerte, era la noticia más importante del día y la imagen era una donde Jack me sostiene con sus manos y parecía estar gritando. Ciertamente, era fuerte, no sentía nada. Si hubiera estado viva, seguramente estaría llorando y gritando por el dolor. Ahora, solamente me sentía como un mero  espectador que cuando acaba la obra, se la olvidaba y haría su vida comúnmente. No, como el actor que se quedaba con todos sus sentimientos a flor de piel. Entonces me acorde del dicho de mi abuela “lo que se van, se van a mejor vida. Los que nos quedamos, quedamos en peor vida, sufriendo y llorando por los que se van”. Mi abuela, tenía un poco de razón, solo se había equivocado en el hecho que esto no es “mejor vida”. 
Camine  por un buen rato, bien no sabía a dónde me dirigía, pero cuando me quise acordar, había llegado al hotel, donde me estaba hospedando. Era increíble la cantidad de gente de prensa que había, no solo eran argentinos, también internacional. Por cada persona que salía hacían escándalo, camine por su lado, pero nunca se percataron de mi presencia, todavía era raro para mi, que esto sucediera; solo algunos sintieron escalofríos cuando le pase por encima, trapazándolos. ¡Ya me estaba acostumbrado a esto! Al llegar   a la entrada, note que estaba lleno de seguridad, protegiendo la entrada de la presa, pase mirándolos, porque eran enormes y todos parecían cortados por la misma tijera: traje negro, anteojos negros, pero al costado y con  gel, ¡¿de dónde lo sacaron?! ¡De hombres de negros!  Cuando ya estuve dentro del lugar, camine hasta donde creí donde todos podrían estar reunidos, que era la habitación de Lolita, ya que en los momentos de crisis, todo íbamos corriendo, espere que alguien subiera a uno de los ascensores, subí con él. Trapazando la  puerta en el piso, que correspondía. El piso estaba vacío, no había nadie caminando o gritando, solamente uno de seguridad vigilando la puerta. Entre de un salto, en la entrada no había nadie, camine mirando para todos lados si veía una cara conocida, fui hasta la sala principal, donde se encontraba la mayoría de la banda, solo faltaba Jack.  El panorama, era bastante deprimente. Lo que me pichaba en lo profundo, no sé qué, si alma o corazón, ya que, ahora estoy muerta. Denise y Lolita, estaba abrazadas, lloraban desoladamente, haciendo un no con la cara; Sugar, está apoyado sobre la pared, mirando hacia abajo con los ojos rojos de tanto llorar, por último, Dylan estaba sentado en el sillón, completamente fuera de sí, de cómo “si esto no estuviera pasado”. Quería gritarle, ¡que estaba bien y que no pasaba nada! ¡Que siempre los protegería! Pero, no podía ellos no podía ni sentirme o verme. Cabizbaja, Salí de la habitación no quería ver más esta escena. Pero, me faltaba saber cómo estaba Jack, porque, me asustaba no saber nada de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario